7 DE JULIO / ORQUESTA JOVEN DE ANDALUCÍA

7 DE JULIO / DOMINGO

Patio del IES Stma. Trinidad – 21:30 horas

CONCIERTO DE ABONO



PROGRAMA DE MANO 

PRIMERA PARTE


Preludio a la Siesta de un Fauno 

Debussy, Claude (1862-1918)


La Mer

Debussy, Claude (1862-1918)

De l'aube à midi sur la mer [Desde el amanecer hasta el mediodía en el mar]
Jeux de vagues [Juegos de olas]
Dialogue du vent et de la mer [Diálogo del viento y el mar]

SEGUNDA PARTE


Sinfonía nº 6, Op. 74, en Si menor, Patética

Tschaikowsky, Piotr Ilyich (1840-1893)

 Adagio – Allegro ma non troppo –Andante
Allegro con Grazia
Allegro Molto Vivace
Finale: Adagio Lamentoso - Andante

Director invitado: Lucas Macías



NOTAS AL PROGRAMA

Debussy para Tchaikovsky

Se hizo casi de costumbre que Debussy viajara con la rica patrona de Tchaikovsky, Nadezhda von Meck. En 1880, ella envió la Danse Bohémienne de Debussy a Tchaikovsky, a lo que éste argumentó: “Es una pieza muy bonita, pero es demasiado corta”, escribió. “Ni una sola idea se expresa completamente, la forma está terriblemente marchita y carece de unidad”.

Pese a su brevedad, la biografía de Claude Debussy atraviesa una etapa del arte francés peculiarmente decisiva. La sociedad que transita hacia la nueva centuria conoce una estabilidad relativa que la inclina a replegarse sobre sí misma. A finales del siglo XIX, los pintores, literatos y músicos intentan realizar evasiones del confortable y sombrío interior burgués, responsable del enfado y la jocosidad ociosa que los poetas simbolistas se encargarían de traducir. La vida, el movimiento, los sonidos de la calle y los susurros de la naturaleza comienzan a palpitar en la música de Bizet y Chabrier, al tiempo que llenan de contenido los primeros lienzos impresionistas.            

Pierre Boulez fue el encargado de proclamar la importancia de la trascendental pieza orquestal Preludio a la Siesta de un Fauno que abre este programa de la Orquesta Joven de Andalucía en su 25 cumpleaños, y proporcionaría a Debussy su primer triunfo como compositor: “(…) la flauta del fauno instaura una respiración nueva del arte musical”.                   

Desde niño, a Debussy le atrapó el enigma insondable del mar, fascinación que jamás abandonaría al compositor francés pese a que la mayor parte de su producción fue compuesta en París. “Quizá desconozca que estuve a punto de convertirme en marino, y sólo los azares de la existencia me hicieron desistir”, escribió el músico André Messager en septiembre de 1903. Un mes antes, comenzaba Debussy a esbozar en Bichain (Bourbogne), alejado por tanto de los océanos, el tríptico sinfónico El mar.

Para contrastar la opinión que le mereció a Tchaikovsky la pieza de Debussy que le hizo llegar von Meck, el programa cierra en su segunda parte con la Sinfonía número 6 en Si menor. Para Tchaikovsky la sinfonía suponía un conflicto psicológico más que un conflicto puramente musical de temas contrastados, y sus tres últimas sinfonías supusieron una respuesta a las llamadas del destino, como un acto de rebeldía, y al final, de sumisión desesperada a ese fatum que le condujo a una temprana muerte. En su sinfonía número seis narra este último drama por su existencia, de ahí que el hermano mayor del compositor, Modest, sugiriese el sobrenombre de “Patética” y aceptada por el autor para definir el sentimiento que trataba de expresar en el pentagrama. La vida no carece de cierta ironía y la idea de Tchaikovsky de componer esta partitura fue concebida en la ciudad parisina, donde Debussy trataba de encajar las críticas de sus trabajos que brindarían un nuevo prisma para el aprecio y la concepción del arte.Antonio Suárez Delgado


BIOGRAFÍAS


Lucas Macías, Director

Lucas Macías Navarro recientemente nombrado director titular de Oviedo Filarmonía, realizó su debut como director en el Teatro Colón de Buenos Aires en 2014 tras una excepcional carrera como uno de los principales oboístas del mundo, siendo principal de la Royal Concertgebouw Orchestra y Lucerne Festival Orchestra y miembro fundador de la Orquesta Mozart junto a Claudio Abbado, mentor junto al que adquirió un profundo conocimiento y comprensión tanto del repertorio camerístico como del sinfónico.

En la temporada 2018/19 se ha puesto al frente de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, en una gira por Argentina y ha regresado a la temporada de la Orquesta Sinfónica del Vallés, a la Orquesta de Castilla y León dirigiendo al flautista Emmanuel Pahud y a la Oviedo Filarmonía. Además, ha debutado al frente de la Sinfónica de Tenerife, la Orchestre de Cannes o Het Gelders Orkest en los Países Bajos.

En las próximas temporadas al frente de la Oviedo Filarmonía está confirmada la dirección de la ópera Fidelio, la zarzuela Katiuska, así como los Requiems de Verdi y Brahms junto a otros conciertos sinfónicos con solistas de primer nivel. 

Como director habitual de la Camerata RCO (Royal Concertgebouw Orchestra) dirigirá conciertos en Rusia y Holanda con un programa que incluye las Siete canciones tempranas de Berg y la 4º Sinfonía de Mahler, obra que ha grabado con esta agrupación y sobre la que el prestigioso diario holandés Het Parool escribió: 

“Es un gran placer escuchar la famosa obra en esta delicada versión en la que cada voz es igualmente importante, a pesar de que se necesitan músicos de muy alto nivel para hacer que la aventura sea exitosa. En manos de la Camerata RCO, dirigida por Lucas Macías Navarro, es una experiencia conmovedora”.

En las dos últimas temporadas, Macías ha sido director asistente de la Orchestre de Paris trabajando en estrecha colaboración con Daniel Harding y recientemente ha hecho un programa dedicado a Leonard Bernstein con la misma agrupación con motivo del centenario del nacimiento del compositor y director.  

En anteriores temporadas ha dirigido a la Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca, la Orchestre de Chambre de Lausanne, la Orchestre de Chambre de Genève, la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, la Oviedo Filarmonía, la Real Filharmonía de Galicia, la Orquesta de Extremadura y Sinfonietta de Lausanne, entre otras.

Lucas Macías Navarro comenzó sus estudios musicales a los nueve años y más tarde fue aceptado en la clase de oboe de Heinz Holliger en la Universidad de Friburgo. Continuó su formación en la Academia Karajan de la Filarmónica de Berlín, y en Ginebra con Maurice Bourgue. Ganó varios primeros premios incluyendo el Concurso Internacional de Oboe de Tokio de la Fundación Sony Music en 2006. Además, participó en un gran número de grabaciones junto al maestro Abbado para Deutsche Grammophon, Claves Music y EuroArts y estudió dirección con Mark Stringer Universidad de Música y Artes Escénicas de Viena.