JOVEN CORO DE ANDALUCÍA

El PROGRAMA ANDALUZ PARA JÓVENES INTÉRPRETES está constituido por dos formaciones musicales, la ORQUESTA JOVEN DE ANDALUCÍA (OJA) y el JOVEN CORO DE ANDALUCÍA (JCA). La edad de los integrantes del PROGRAMA ANDALUZ PARA JÓVENES INTÉRPRETES va desde los 14 hasta los 24 años para la plantilla de la orquesta (en el caso de los contrabajos la edad límite sube a los 26 años), y de los 16 a los 28 años para los componentes del coro.


La participación en el PROGRAMA ANDALUZ PARA JÓVENES INTÉRPRETES, ya sea a través de la ORQUESTA JOVEN DE ANDALUCÍA o del JOVEN CORO DE ANDALUCÍA, es el camino de mayor prestigio académico al que tienen acceso los alumnos y alumnas de los conservatorios y escuelas de música andaluces para acercarse por primera vez de un modo casi profesional al mundo de la música sinfónica o coral, con todas las garantías de calidad y excelencia musical.

En este ejercicio 2019 se conmemoró el XXV ANIVERSARIO de este proyecto, desarrollado por la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, en el que se prepara a nuestros jóvenes músicos para dar el salto profesional al mundo de la música sinfónica, de cámara y coral. 

El Programa persigue un doble objetivo: complementar la formación orquestal y vocal de los jóvenes valores musicales andaluces como miembros de un conjunto sinfónico, de una agrupación coral o como solistas en distintos géneros y repertorios; y acortar la distancia existente entre el fin de la etapa formativa de los músicos y su posterior incorporación a la vida profesional activa, ofreciendo una gran oportunidad a éstos como plataforma de salida laboral, por la gran diferenciación que supone para ellos el haber participado en un proyecto educativo de gran excelencia académica y musical.

Desde su creación en 1994, gran parte del alumnado de la ORQUESTA JOVEN DE ANDALUCÍA, y posteriormente del JOVEN CORO DE ANDALUCÍA ha logrado cumplir sus objetivos profesionales y musicales, desarrollando sus carreras de músicos profesionales por todo el mundo, bien como solistas, bien formando parte de orquestas o coros, agrupaciones de cámara, bandas sinfónicos o municipales y otros muy diversos tipos de agrupaciones musicales o vocales, tanto andaluzas, como nacionales y extranjeras, o se han dedicado a la docencia musical. En torno a un millar de músicos, en distintas generaciones, han pasado por el PROGRAMA ANDALUZ PARA JÓVENES INTÉRPRETES. 

La formación del alumnado de la ORQUESTA JOVEN DE ANDALUCÍA y del JOVEN CORO DE ANDALUCÍA se desarrolla en los denominados encuentros, que son periodos de trabajo en los que las plantillas de ambas formaciones se reúnen para preparar, independiente o conjuntamente, un repertorio específico sinfónico, coral y/o de música de cámara, en cumplimiento con el programa establecido por el responsable del Área de Música del Instituto Andaluz de Promoción Cultural de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, en colaboración con los/as directores/as invitados/as a los encuentros de la orquesta y del coro. 

Una muestra de la gran labor que se está realizando y del alto nivel del alumnado del Programa lo demuestran las trayectorias profesionales de antiguos alumnos del JOVEN CORO DE ANDALUCÍA como Leonor Bonilla Caballos o Juan de Dios Mateos, galardonados con sendos premios en los prestigiosos concursos de canto Alfredo Kraus (Leonor Bonilla, tercer premio en 2017) y Tenor Viñas (Juan de Dios Mateo, Mejor Cantante Español 2018), poniendo de manifiesto el gran talento musical de la juventud andaluza, potenciado por proyectos culturales como el PROGRAMA ANDALUZ PARA JÓVENES INTÉRPRETES.

Por último, destacar que en 2015 la Presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz hizo entrega del Premio Andalucía Joven 2015 en la modalidad de Arte al PROGRAMA ANDALUZ PARA JÓVENES INTÉRPRETES por “haber proporcionado en estos más de 20 años de existencia a jóvenes talentos musicales andaluces, la oportunidad de desarrollar sus capacidades interpretativas y profesionales en una formación sinfónica profesional, permitiéndoles alcanzar su máximo potencial como músicos, como intérpretes y como personas, enriqueciendo al mismo tiempo su entorno social y cultural a través del arte de la interpretación musical, y la difusión de la música”.